Los Árabes Musulmanes Y La Civilizacion Islamica

Los Árabes Musulmanes Y La CivilizaciÓn IslÁmica

 

Por su origen, hasta el siglo VII el Islam fue una religión árabe, pues como hemos visto, no solamente Mahoma la funda, sino que es aceptada en poco tiempo por los pueblos de la península, adaptándose perfectamente a su cosmovisión de pueblo tribal, y transformando el judeocristianismo a su favor en una simbiosis sencilla y fácil de aceptar, sin los misterios dogmáticos y la compleja liturgia, especialmente del cristianismo. Pero la conquista de los árabes desde a India hasta la península Ibérica, plantea el problema del choque de varias culturas, generalmente más avanzadas y prósperas, contra el arabismo. En consecuencia, los árabes se limitaron, especialmente al comienzo, a “ poseer” pero no estrictamente a gobernar a sus nuevos subyugados, asimilándose a las culturas dominadas, pero subsistiendo su tradición clanal por medio del Islam, las fuentes del Corán y las tradiciones del Profeta. Los árabes se convirtieron, en consecuencia, en “ inspectores” que cobraban los impuestos a los súbditos, pero realmente el gobierno estaba en manos de quienes conocían a sus pueblos, es decir por los otrora gobernadores de Egipto, Palestina, Siria, Mesopotamia, Persia e India. Realmente es de sorprender la manera tan rápida y efectiva como los árabes sometieron a unos pueblos que culturalmente eran más avanzados, atribuyéndose este fenómeno a una especie de “ misión divina” del Corán, que era superior a cualquier cosa, y que les daba el derecho de capturar los botines de sus conquistas para acrecentar la fastuosidad del califato, en compañía del control del comercio, en lo que ya eran expertos.

https://i1.wp.com/www.alcorquid.com/wp-content/uploads/2010/05/Arabes-Antikos.png

 

Cuando el poderío árabe adquiere una importancia fastuosa, los pueblos sometidos analizan la forma de cómo integrarse al nuevo potosí, y a pesar de las reticencias, encuentran en la religión de los árabes la puerta para integrarse con ellos, y, de paso, adquirir el derecho de compartir las riquezas y el poder, pues ahora los extranjeros también son musulmanes, aunque no sean árabes. El Islam es una de las pocas religiones que no exige un “ bautismo” , como la circuncisión, la sumersión o la aspersión, como tampoco pide un largo periodo de iniciación para hacerse adepto con todos los derechos. En este sentido, es muy fácil convertirse al Islam, pues con solamente recitar la profesión de fe se adquiere la categoría de fiel. Así que los privilegios de los árabes, que no se podían adquirir por etnia, se lograban por conversión religiosa, pues ser musulmán elevaba, más o menos, a la misma categoría a los foráneos con los árabes. Se obtenían, por el solo hecho de ser musulmán, integración al comercio, reducción de impuestos, participación de la burocracia y el derecho de hacerse soldados musulmanes y compartir los botines con igualdad de oportunidades.

Aquí se debe hacer la estricta diferenciación del sometimiento religioso y el político, el primero fue por conveniencia y convicción, mientras que el segundo se debió al sometimiento a través de la media luna y el alfanje. Los árabes, de pronto previendo que podían compartir con los conversos, no se esforzaron por someter al comienzo a su religión a los pueblos subordinados, y hasta se sintieron cómodos con ellos a pesar de que podían ser judíos o cristianos, otorgándoles una gran libertad religiosa. Empero, el Corán les impone a los musulmanes vivir de acuerdo con sus normas y no compartir con los “ infieles” , presentándose una gran disyuntiva, en donde no deben respetar las leyes que atenten contra sus creencias, además el Corán predica la yihat, o Guerra Santa, con el fin de imponer la religión musulmana por medio de la fuerza, en caso de ser necesario, a los no creyentes o infieles; por eso de forma religiosa tuvieron que cumplir con dicho mandamiento, el mismo que los animó a realizar las conquistas con extraordinaria rapidez y eficacia, a pesar de las condiciones logísticas de inferioridad.

En el ámbito político, los árabes se conformaban con dejar prácticamente intactos los regímenes conquistados, de tal forma que la influencia de Bizancio y de los Sasánidas comenzó a apoderarse de los conquistadores en el aspecto político y cultural, siempre sostenidos por el Corán. Los árabes, como pueblo tribal que era y diametralmente diferente a los sometidos, no tenían ninguna experiencia en el gobierno de un imperio, especialmente cuando éste era tan extenso y plural. Así que simplemente se limitaron a ser “ gobernantes nominales” , a los que solamente les importaba “ recaudarlos impuestos” para llevarlos, inicialmente, a la Meca o a Medina, y luego a Damasco y a Bagdad. Especialmente en Persia y en Mesopotamia, el afluente ariohindú de la religiosidad comenzó a influir ostensiblemente en el Islam, dando origen a muchas variantes musulmanas de carácter mistérico como el chiismo, que originalmente surge como una cuestión exclusivamente panarábica a consecuencia de un asunto de poder en el califato.

A pesar del carácter pretendidamente universal y divino, los musulmanes árabes no tenían la experiencia ni el conocimiento para impartir la educación, por lo que ella quedó en manos de los cristianos y de los judíos. Esto, indudablemente, incrementó la influencia religiosa, cultural y política de los pueblos conquistados sobre los árabes y mantuvo la primacía educativa entre los cristianos y los judíos, que supervivían porque eran considerados los Pueblos del Libro. El mismo cristianismo se encargó, por su obsesión ortodoxa de la inquisición, de hacer que muchos sabios, quienes eran perseguidos sospechosos de herejía, fueran a buscar refugio en el imperio árabe, encontrando aceptación entre los Omeyas, quienes a la vez aprovecharon para cimentar una cultura específica. Esta confluencia de saberes, convirtieron a la lengua árabe en trasmisora, pues muchas obras inéditas o prohibidas por el cristianismo, fueron traducidas y conservadas por largo tiempo, hasta que en Europa, a finales del Medioevo, comienzan a ser conocidas para dar origen al Renacimiento. El árabe sufrió una transformación importante, pues adquirió vocablos nuevos de varios idiomas, indoeuropeos especialmente, que podían expresar ideas científicas y políticas, especialmente. El alfabeto se perfeccionó y se crearon las primeras gramáticas, para hacer de esta lengua un idioma cultural y literario, expandiéndose junto con el islamismo. De esta forma el arabismo se fue convirtiendo en una nueva cultura o, mejor, en un sincretismo cultural que albergó por igual a los egipcios, palestinos, saudís, sirios, turcos, mesopotámicos, iranios, afganos, pakistaníes e, incluso, a los indios.

Más sobre Mahoma

 

En el campo ético, se planteaba un problema significativo entre árabes y no árabes, pues los primeros acudían al Corán o a la tradición del Profeta, mientras que los segundos estaban habituados al comportamiento prístino de su culturas, presentándose un dilema en cómo debía aplicarse la ética, si de acuerdo al Corán o de acuerdo a las tradiciones autóctonas, lo que muchas veces resultaba un gran problema porque iban en contra del Islam. Otra fuente de comportamiento era la sunna, por lo que muchos eruditos, al mejor estilo de los copistas judíos y cristianos, empezaron a recomponer la vida de Mahoma, argumentando que lo hacían directamente de las personas que habían conocido al Profeta, presentándose un símil de procedimiento entre la tradición del Profeta y los Evangelios, llegándose, incluso, a divinizar al profeta y a atribuirle milagros que muy difícilmente se aceptaban en la ortodoxia musulmana, y que solamente le asignaba un comportamiento ejemplar e iluminado por ser el primer mensajero de Alá. De esta forma surge el Hadit, en donde se recopila la tradición de Mahoma, que se convierte en la segunda fuente del Islam, después del Corán.

Debido al desgaste propio de las dinastías, a la pérdida de su originalidad, las disputas intestinas por el gobernar y, sobretodo, a la corrupción y la animosidad por el poder desmedido, el califato de los Omeyas sucumbió bajo el propio peso de su ignominia. El nuevo califato de los Abasíes, de influencia kufista, trasladó la capital del imperio árabe a Mesopotamia, la actual Iraq, convirtiéndose la influencia persa en determinante para los musulmanes en los campo secular y religioso. Muchas familias que habían sido anteriormente sacerdotes budistas, [1]después de convertirse al Islam, ocuparon los principales puestos religiosos y administrativos. Y tal como sucedió con el cristianismo juedeo-helénico en Roma, en donde se romanizó, y en Constantinopla, en donde se bizantinó, el Islam se sansanizó. El boato de los sasánidas pasó de un solo palmo a las jerarquías musulmanas, creándose protocolos imperiales, ahora califales, cortes invadidas de fastuosidad inconmensurable, y el calendario solar[2]no pudo ser reemplazado por el lunar semítico de los árabes y, lo más radical, se adoptó un “ califato divino” , porque para los iranios antiguos el monarca “ era sombra de Dios en la Tierra” . En el 762, el califa Al-Mansur construyó una nueva capital imperial entre los ríos Tigris y Éufrates, a la que denominó Bagdad, que significa “ Dada por Alá” . En este periodo se hicieron grandes traducciones del pahlavi al árabe, lo que acentuó la influencia persa. En pocos siglos, la mayoría de los mesopotámicos e iranios se hicieron islámicos, pero a su manera, es decir, en forma persa. Sin embargo, y a pesar de haberse adoptado el Islam por los persas, éstos consideraron subrepticiamente a los árabes como un pueblo “ inferior” y bárbaro a sus costumbres.[3]En 1258, los mongoles terminaron con el califato Abasí, y en 1451, Tamerlán saqueó la ciudad imperial.

En conclusión, cultural y religiosamente el islam quedó dividido en dos corrientes: La estrictamente árabe, desde Egipto, Arabia, Palestina y Siria, de carácter semítico, con grupos minoritarios chiitas, como siempre lo ha sido esta región, y la corriente indoaria, en Turquía, Iraq, Irán, India, Pakistán y Afganistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. Pero la influencia persa, sin importar sus variantes sunitas o chiitas del islamismo, por ser más afín al mundo occidental debido a su carácter indoeuropeo e indoario, adquirió especial relevancia cultural, muy a pesar de las actuales diferencias que han radicalizado las posiciones entre Oriente y Occidente, colocando como parapeto la religión e instigando a la guerra santa del Islam contra los infieles universales. De manera mutua, Occidente acusa al Islam de querer destruirlo, mientras que los musulmanes señalan al cristianismo occidental de querer exterminarlos. En esta miserable y peligrosa disyuntiva se debate el mundo actualmente de manera injusta, porque, de ser sinceros, ninguno ostenta más verdad que la de su ambición por apoderarse del mundo.

 

 

[ 1] Uno puede convertirse, pero al subconsciente no le es tan fácil, por no decir que imposible.

[2]Los semitas primigenios, tal como los árabes, tenían el calendario lunar, el cual subsiste en Palestina. Los pueblos indoarios tenían el calendario solar.

[3]Muchos iranios radicales, recordando su verdadero origen, se lamentan por la caída del imperio sasánida a manos de los árabes.

 

 

 

 

 

Mas Informacion,

 

———————————————————————

 

 

 

VIAJES ALMUSAFIR

Agencia de Viajes – Travel Morocco / Viajar a Marruecos / Ofertas a Marruecos

 

Agente: Faysal Mnawar

 

Tfn. 24h: +34 681 196 424

E-mail: info@almusafir.es

Web: www.almusafir.es

 

 

Facebook | twitter | flickr | Blog | Youtube | Ofertas | Catalogos Virtuales   

 

————————————————————————————————————–

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Viajes Almusafir

    VIAJES ALMUSAFIR Agencia de Viajes - Travel Agency Agente: Faysal Mnawar Tfn. 24h: +34 626 363 493 info@almusafir.es / www.almusafir.es
A %d blogueros les gusta esto: