El Wasa de Estocolmo

De todos es sabido que Estocolmo, también conocida como la “Venecia del Norte”, es la auténtica capital de Suecia y se encuentra unida, en su forma y vida, al agua. Pero, a diferencia de otras ciudades, Estocolmo es fundamentalmente una urbe construida sobre el agua, rodeada de agua, en estrecho contacto con el agua, por lo que sus habitantes no conciben su existencia sin el mar en donde poder navegar a sus anchas. Claro que esa necesidad de vivir con el “agua al cuello” no solo existe en la capital de Suecia, sino que también se extiende a todos los rincones de este hermoso país. Y, es que aquí los canales no son como esos callejones estrechos que buscan su salida en una gran avenida. Aquellos que existían hace muchos años, ya han desaparecido, y hoy quedan solamente las aguas grandiosas que forman pequeñas lagunas abiertas y soleadas entre isla e isla, como lo demuestra su famosa bahía donde está el archipiélago de Estocolmo. Y, junto a este, aparece uno de los museos más bonitos y originales del mundo: el Museo Vasa (Wasa Museet), donde se conserva un buque de guerra del siglo XVII, con sus tres mástiles, que se hundió en el puerto en 1628.

El Museo Vasa, que alberga el único buque del siglo XVII que se conserva intacto, se encuentra en una pequeña isla con solo 800 habitantes, llamada Djurgarden, es el más visitado de toda Escandinavia, con más de 800.000 visitas anuales. Se trata de un gran logro de arqueología marina cuyo contenido permite un acercamiento a la vida de los marinos de aquella época. Su hundimiento se produjo en aguas de la bahía de Estocolmo, aguas no saladas, justo al dejar el muelle en su primer viaje, debido a una fuerte ráfaga de viento y a la mala ubicación de la carga que transportaba. El Vasa (Wasa) era un navío de guerra orgullo de la Armada sueca, con 64 cañones de bronce que pesaban 80 toneladas, y con una dotación de 130 marineros y 300 soldados que fue rescatado de su naufragio el 24 de abril de 1961.

La historia de este navío real, de 70 metros de eslora por 11,50 de anchura, también nos cuenta que en aquel año, concretamente el 10 agosto de 1628, realizó su primera y última salida  ya que se hundió a escasos metros del puerto donde se encontraba atracado. Tras varios intentos para su rescate fue elevado a la superficie por fin, y tras permanecer 17 años protegido para impedir que se pudriera, desde 1990 se expone en un museo especial, que además lleva su nombre. Aunque ya en 1664 se hiciera un intento para rescatar el mencionado navío, solo se llegó a conseguir rescatar con una primitiva campana de inmersión 53 de los 64 cañones ligeros que llevaba cuando se hundió. Pero, 400 años después de su hundimiento se logro subir a la superficie este bello navío de aquella época. Hoy es el único del mundo que se conserva completamente, y en el interior del museo es posible ver películas en dieciséis idiomas, así como planos del barco, y estudiar y hacer experimentos con el navío Vasa. Anders Franzén, un investigador particular, comenzó a buscar el navío Vasa a principios de la década de los 50.

Desde que era niño, se había sentido fascinado por los restos que había cerca de la casa de sus padres en el archipiélago de Estocolmo. Tras estudiar las posibilidades de rescatar al Vasa, Franzén comprendió la importancia de este descubrimiento para otros barcos hundidos en el mar Báltico. Y, en 1956,  redescubrió el barco que había construido el ingeniero naval holandés Henrik Hybertsson por orden de Gustavo Adolfo II, rey de Suecia. Su construcción duró unos dos años. Y contaba con tres palos que podían llevar hasta diez velas. Una vez el Vasa ya en la superficie, al principio se roció con agua de la bahía mientras los expertos dilucidaban la mejor manera de conservarlo. Se eligió como conservantes el polietileno clicol, un producto ceroso soluble en agua que penetra lentamente en la madera y reemplaza al agua. Se roció el navío con esta solución durante varios años. Pero, junto con elVasa se recuperaron además cerca de 14.000 objetos de madera, incluidas 700 esculturas, que se conservaron individualmente y luego se volvieron a reunir en su ubicación original dentro del buque.

La tarea fue complicada, igual que si se resolviera un rompecabezas. Los navíos de guerra del siglo XVII no eran sólo máquinas de guerra, sino también palacios flotantes. Las esculturas recuperadas del Vasa contenían restos de dorados y de diferentes tipos de pinturas. Hoy día, su buena preservación depende por completo de una atmósfera estable, ya que mientras estuvo sumergido, los pernos de hierro se oxidaron y ennegrecieron la madera de roble, aunque la investigación sobre los hallazgos todavía continúa. En el museo se exhiben muchas piezas únicas que hacen revivir una época ya pasada, y a sus gentes. El museo permanece abierto todo el año, excepto el 1, 23, 24, 25 y el 31 de Diciembre.

 

 

Mas Informacion,

 

———————————————————————

 

 

 

Viajes Almusafir  / Ven y disfruta con nosotros. Viajes porla Vida

Vamos, África te espera!! Agencia de Viajes – Travel Morocco / Viajes a Marruecos / Ofertas a Marruecos

4×4 en Marruecos / viajes al Desierto

 

Agente: Faysal Mnawar

 

Tfn. 24h: +34 681 196 424

E-mail: info@almusafir.es

Web: www.almusafir.es

 

 

Facebook | twitter | flickr | Blog | Youtube | Ofertas | Catalogos Virtuales   

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Viajes Almusafir

    VIAJES ALMUSAFIR Agencia de Viajes - Travel Agency Agente: Faysal Mnawar Tfn. 24h: +34 626 363 493 info@almusafir.es / www.almusafir.es
A %d blogueros les gusta esto: